Cap1: Ein langer weg von zu hause

17

Ein langer weg von zu hause

Lo que más la sorprendía era el verde, parecía que de cada palmo de tierra algo crecía… Llevaba más de una veintena de días viajando  y esos alrededor de la mitad en territorio Vodaccio y seguía maravillada por lo vivo que estaba la tierra. El paso relajado del caballo y el verde hizo que sus pensamientos volaran al dia que le dieron la misión.

La mujer era un poco más baja que ella pero su presencia era imponente y no solo por la armadura completa de Drachen que utilizaba. Llevaba varios meses sirviendo bajo su nueva comandante Siska Köhl y había visto lo hábil combatiente que era con o sin armadura.

-Perla como ya es sabido por todos Faulk se comprometió con una vodaccia y me ha pedido que la escoltamos hasta aquí.  Mi deber está quedarme aquí pero creo que lo mejor es enviar a alguien que pueda estar cerca sin perturbar la intimidad.

-Entiendo, preparare un pelotón para cuando haya que partir

-No, no debemos llamar mucho la atención en territorio vodaccio, iras con una escuadra. Debemos asegurarnos de que no haya problemas al pasar por el bosque negro. No creo que los otros príncipes se animen a hacer algo

-Frau Kapitän…Frau Kapitän –El continuo llamado la arrancó de sus pensamientos, uno de sus hombres la estaba llamando

-Qué sucede –preguntó girándose para ver al hombre que la llamaba

-Miren ya llegamos –dijo señalando algo adelante.

En el centro del viñedo más grande que jamás había visto, encontró una enorme mansión, muy distinta a los castillos Eisenos, no estaba protegida más que por unas decenas de hombres, las ventanas no tenían rejas y la puerta no iba a resistir demasiado si un grupo se decidía a entrar. Pero el destino de esta construcción no era la protección sino la comodidad de sus ocupantes.

Un hombre con cabellos largos y oscuros vestido con ropas que seguro valían más de lo que ella ganaba en todo un año salió a recibirlos acompañado apenas por detrás por una persona algo mayor que el.

-Benvenuto a tutti miei amici..herzlich willkommen…Mio nome  es Alberto Lucani, recibi noticias de su llegada y los hemos estado esperando, por favor Mario –Dijo mirando al hombre que tenía al lado- acompaña los caballeros y a la signorina a refrescarse ,  hemos preparado una pequeña comida en honor de ustedes.

Acostumbrada al ritmo militar no demoró mucho en asearse al igual que sus hombres, una mujer estaba esperando en su puerta . -per favore, signora, vieni con me –le dijo sonriendo. Perla  le dijo que no entendía primero en Eiseno y después en Vestena, pero la mujer insistio  -per favore, signora, vieni con me –moviendo la manos haciendo el gesto que la acompañe.

Al llegar al salón vio en el centro una enorme mesa, en cuya cabecera se encontraba sentado Alberto, hablando con uno de sus empleados,  en ambos costados de la mesa vio a su hombres sentados dejando un par de lugares entre ellos y la cabecera. Cuando Alberto la vio descender dijo varias palabras en vodaccio y varios hombres que estaban distribuidos por el salón se fueron por una puerta, regresando tan rápidamente como se fueron con varios platos. La doncella le indico donde sentarse nuevamente con un gesto, ya había perdido la esperanza de que la entendiera. A los pocos minutos de haberse sentado sintió un escalofrío apenas un instante después vio descender por la escalera a una mujer completamente vestida de negro con la cara cubierta con un velo, en su cabeza siempre se había imaginado a las Sortes como mujeres grandes pero el cuerpo de la mujer no demostraba demasiada edad y poder bajar la escalera con ese velo requiere bastante práctica y gracia, detrás de ella se encontraba otra joven a penas más alta que la sorte, vestida a la moda Vodaccia con un vestido de tonos oscuros y el pelo recogido. Ambas se acomodaron frente a perla a la derecha de alberto estando la sorte más cercana a la cabecera de la mesa.

-Mi hija Giugliana –dijo Alberto señalando a la sorte- y mi sobrina Lucrezia, ella va a acompañar a Giugliana en su viaje a Eisen

-Her Lucani no fui informada de que iba a ir alguien mas junto con la prometida de mi señor

-Vamos Frau Perla no esperará que deje a mi hija viajar sola sin alguien de su familia.

-Entiendo Herr Lucani, pero si estoy a cargo de la seguridad debo…

-Entiendo Perla pero debes saber que ahora te encuentra en Vodacce y aquí las cosas son diferentes a Eisen. Aquí todos jugamos el gran juego y la información es parte fundamental de ese juego. Como te dije antes sabíamos de su llegada hace tiempo y lamento decir que no solo nosotros lo sabemos. La noticia de una mujer Eisena de vuestro porte es parte de la información que muchos comparten en este mismo momento.

-No me preocupa, podemos defender a la señorita de quien sea –dijo Perla remarcando sus palabras para proteger su orgullo

-Y no dudo de sus capacidades marciales, los Eisenos son reconocidos por eso, pero uno solo puede defenderse de los ataques que ve. Y me temo que no puedo arriesgar a mi hija tanto.

-Pero entonces quiere decir que no va a viajar con nosotros a Eisen, mis órdenes…

-Se cuales son sus órdenes Frau Perla y debe saber que no hay nadie mas deseoso que yo que cumpla sus órdenes y mi hija llegue sana y salva a Eisen pero los caminos de Vodacce tiene ojos y una vez que salgan mi territorio…me temo que muchos pueden estar interesados en que el matrimonio, no se realice.

-Herr Lucani le doy mi palabra que no le va a pasar nada

-Es es exactamente lo que quiero, es por esto que estoy buscando otro medio de transporte –se giro para mirar a su sobrina y le hablo con vodaccio –Lucrezia dime ya esta listo el transporte?

Lucrezia levantó la mirada del plato –Todavía no hemos encontrado al capitán, en cuanto sepa donde se encuentra ire a hablar con él pero debemos partir pronto, las noticias de la eisena han llegado a muchos oídos y no es cuestión de mucho tiempo hasta que sepan lo que pretendemos

-Tienes razon, debemos apresurarnos –se giro nuevamente para mirar a Perla

-El transporte está casi listo, pero entiendo que deben estar cansados, vayan a descansar, si requieren algo por favor solicitenlo a la doncella en la puerta de sus habitaciones.

-Cuando partiremos –Pregunto Perla

-En cuanto esté todo listo, no se preocupen e intenten descansar

 

En este Capítulo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: