Cap5: Weigh Anchor and Hoist the Mizzen!

descarga

Luego de poco más de 1 hora de viaje a caballo, bordeando Santa Amelia ingresaron al puerto, en cuanto llegaron al punto donde se encontraba el Albatros Lucrezia bajo del caballo para acercarse al Capitán Ardghal pero Perla se le adelanto.

-Gute nacht kapitän -dijo Perla acerándose

El rostro de Shay dio a entender que no entendió el saludo de la mujer eisena.

-Buenas noches capitán fue lo que dijo -Comento Lucrezia acercándose por detrás de Perla-llegamos, está todo listo para partir?

-Son bastantes más de lo que imaginaba -Dijo Shay mirando por encima de Lucrezia

Lucrezia se dio vuelta e hizo un gesto, detrás de uno de los guardias apareció Giugliana que al quitarse la capucha de la capa vio que tenía un velo negro cubriéndole el rostro

-Una Sorte -dijo Shay

-Mi prima, Giugliana, Capitán Sead..Shay -dijo Lucrezia presentando a ambos

Giugliana hizo una pequeña reverencia y dijo algo en vodaccio en un tono más bajo que un susurro.

– Buona notte pirata

-Ella es Perla Friggsdotir nuestra acompañante –Dijo Lucrezia señalando a la mujer eisena

-13 pasajeros, pensé que iban a ser 5 a lo sumo…

-Capitán, lamento el problema, recuerde el dinero no es problema –Dijo Lucrezia Sonriendo

-No es solo el dinero sino las raciones y los tiempos de viaje, además está el asunto del otro hombre

-Qué hombre? -consulto Lucrezia de forma cortante

-uno más o menos de mi estatura, pelo claro, zurdo, tenía un parche en el ojo derecho… -comenzó a describir el capitán

-Maledizione Andrea -Dijo mucho más fuerte de lo que hubiese esperado Lucrezia, al tiempo que se daba vuelta para mirar a cualquier lugar donde las luces creaban sombras

-Debemos partir en cuanto podamos, rápido bajen las cosas -le dijo a sus hombres

Se giró para mirar a Perla y le informo que era necesario que partieran lo más rápido posible debido a que se habían enterado del plan. La eisena se quitó la capa ya no tenía sentido tener esa molesta tela para cubrirse y le cortaba los movimientos demasiado, dio órdenes a sus hombres para moverse a doble paso y bajar las cosas.

-Capitán mientras los hombres bajan, nosotras podemos subir al barco -dijo Lucrezia

-Claro, síganme –Dijo Shay mientras subía por la placa de madera que oficiaba de escalera

-Matthias prepara los cañones para cualquier sorpresa –le dijo al subir al barco a un hombre algo más alto que el de cabello corto un parche en el ojo y con 3 pistolones en las bandoleras sobre el pecho

– Mein Kapitän, mis bebes siempre están listos para sorprender a cualquiera –dijo sonriendo

-Pon a algunos hombres de vigía, que estén observando el puerto y en cuanto los turistas este arriba del Albatros abandonemos este lugar.

-Aye aye  Kapitän –Respondió Matthias

Shay condujo a las tres mujeres bajo cubierta hacia su habitación. El cuarto tenía una cama pequeña y una mesa con una silla, varios libros y una cómoda de madera en un rincón junto a la mesa, la luz la proveía un farol junto a la puerta y un ojo de buey ofrecía la vista de la mar.

-Gracias capitán este lugar va a estar bien –Dijo Lucrezia

La Sorte ingreso y sus manos comenzaron a jugar con unas cartas que movía ágilmente entre sus dedos, se acomodó en la silla y comenzó a barajar el mazo, entre unos movimientos separo una carta de las demás al darla vuelta hizo un  gesto para que su prima se acercara y le susurro algo, la cara de Lucrezia cambio una vez más.

-Capitán debemos irnos –dijo mirando a Shay

-Entiendo pero debemos hablar el tema del pago

Llamado por el destino dos de los hombres que llegaron junto a las mujeres, llegaron a la puerta con un arcón que dejaron dentro de la habitación, Lucrezia saco una llave de su corsé y abrió el arcón, removió varios vestidos que acomodo sobre la cama y le mostro al capitán el fondo del arco lleno de oro

-Como le dije capitán el dinero no es problema, ahora por favor zarpemos el tiempo no esta de nuestro lado

Viendo el oro Shay comprendió que realmente el dinero no era problema aunque la presencia de la Sorte podría tener algún tipo de impacto entre los miembros más supersticiosos de su tripulación

-Ya zarpamos Srta. –dijo Shay sonriendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: