Cap29: Dead Women Tell Tales

ce96610716ad0b53f8617cb28c80b16d

Perla y Carmen ingresaron en el camarote y se pusieron a revisar entre los cajones, el olor a años de humedad había convertido en los que alguna vez fueron hermosos vestidos en trapos malolientes.

Perla encontró en uno de los arcones una bolsa llena de monedas de oro mientras que carmen revisando un cofre que se encontraba a la derecha de la cama un anillo coronado con un rubí que parecía reflejar el fuego de las velas que iluminaban la habitación.

Atraída por la gema Carmen se puso el anillo en su dedo indice y fue cuando la vio, delante de ella se apareció una mujer con el pelo oscuro y los ojos negros como la noche que levanto la mano y toco a la joven Castellana. En ese momento Carmen comenzó a sentir como si todo el cuerpo estuviese sido mordido por cientos de bestias, peleándose por obtener mas y mas de ella comiendola viva. La sensacion de dolor se convirtio en agonía y la agonia en debilidad, sintio su energia dejarla y se desvanecio en un grito de dolor.

En este Capítulo

Cap28: Le Princesse égaré P1.

7a0dfe0311767a3df1b711c9bc1f5764

-je t’aime Irene, es la única manera de que podamos estar juntas.

Las últimas palabras que le había dicho Gabrielle daban vueltas por la cabeza de la joven princesa. Tomo el reloj que se encontraba en la mesa de luz…las 02:55hs faltaban tan solo 5 minutos. Se levantó de la cama y se acercó al enorme ventanal que tenía en su habitación del Soleil Royale, Corrió las pesadas cortinas que ocultaban el exterior. La luna llena iluminaba el cielo nocturno. Faltaba 1 día para llegar a Avalon y  una semana más hasta la boda. En su cabeza siempre había sido la boda y nunca su boda, nadie le pregunto si se quería casar, nadie le pregunto si quería ser reina, nadie le pregunto si quería dejar Montaigne y viajar a Avalon. Nunca nadie le habría preguntado qué era lo que ella quería, nadie hasta que conoció a Gabrielle.

Volvió a mirar el reloj, 02:59hs, se acercó hacia uno de los dos espejos gemelos que había en el centro de la habitación. Si hacia esto no había vuelta atrás. Tomo el anillo de diamante que le había regalado su padre cuando cumplió 16 años con su mano e hizo un trazo profundo en uno de los bordes inferiores del espejo, partiéndolo, tratando de no hacer demasiado ruido, tomo una de sus capas y lo cubrió completamente.

Tomo el vestido violeta del arcón, y se sacó todas las joya solo se quedó con el guardapelo. Se estaba terminando de poner la capa negra cuando sintió como el ambiente se quebraba y la temperatura comenzó a bajar drásticamente, a un metro delante de su cama, el mismo tejido de la realidad se quebraba y se abría un portal.

Del portal salió una mujer cubierta con una capa azul, al salir del portal se quitó la capa y abrió los ojos, algunos mechones del cabello castaño rojizo que lograron escapar de la trenza le caían sobre la frente. Al verla Irenne corrió a su encuentro y se entrelazaron en un abrazo que fue coronado por un profundo beso.

-Tu m’as manqué, ma princesse –Le susurro Gabrielle

-Yo también mi amor –Le respondió Irenne

Apenas habían dejado de abrazarse, cuando la puerta de la habitación se abrió y una mujer entro con una bandeja con una jarra y una copa. Al ver a las dos mujeres juntas grito

-Guardias están secuestrando a la princesa Irenne!

Rápidamente dos guardias ingresaron con mosquetes y apuntaron a Gabrielle quien retrocedió junto con Irenne hacia el portal que seguía abierto. Irenne cubria con su cuerpo a Gabrielle sabiendo que no se atreverían a disparar si había posibilidad de lastimarla. Cuando llegaron hasta el portal uno de los mosqueteros le temblo el dedo temeroso de lo que le podía pasar si secuestraban a la princesa en su guardia. Al escuchar el disparo Gabrielle se movio velozmente empujando a Irenne dentro del portal pero en el movimiento el disparo la alcanzo.

Instintivamente Irenne cerro los ojos al ingresar en el portal, pero en un instante dejo de escuchar lo que sucedia en la habitación. El disparo había dejado inconciente a Gabrielle y al perder concentración el portal se cerró. No paso un instante antes de que las voces del abismo comenzaran a hablar con la princesa de Montaigne.

à suivre

En este Capítulo

Cap27: Le Soleil Royal

43b4b913355ad2d2e20ed1e7759d6e4d

Le Soleil Royal había sido el barco más grande jamás construido, un palacio en el mar. Era el barco donde viajaba la familia real de Montaigne. Hasta que se perdió hace más de un siglo. Y sin embargo con cada metro que avanzaban acercándose hacia la monstruosa embarcación, no había dudas. Ese barco que tenían frente a ellos era el barco perdido.

El Albatros se acomodó a babor del barco Montaignes, y se tendieron amarras, el barco era tan grande que comenzó a arrastras al barco pirata a su ritmo, para suerte de la tripulación la madre océano era buena esa noche y las aguas estaban calmas.

La promesa del oro que podía haber en la embarcación, obviamente si la nobleza viajaba ahí, todo lo que quedaba dentro podía valer fortunas, tanto que podrían retirarse al fin.

Se formó el equipo de exploración, que subiría al barco a investigar y tirar el ancla para que el movimiento no complique al Albatros.

Shay, Perla, Alexander, Carmen, Monet, Xavier y un par de marineros fueron los que subieron.

Al llegar al puento se encontraron con un barco que alguna vez fue lujoso pero fue expuesto a los elementos del mar durante mucho tiempo, el agua salada había carcomido parte de la madre haciéndola muy frágil, asi que debían cuidar donde pisaban.

Prendieron unas antorchas para dirigirse hasta la popa y lanzar el ancla. A su paso fueron prendiendo los faroles que encontraban con aceite permitiéndole ver mas alla de lo que las antorchas iluminaban.

Luego de arrojar el ancla se dirigieron hacia la habitación del timonel, para buscar algún tipo de mapa del barco o algún dato que les permitiera saber mas sobre la embarcación.

Durante todo el recorrido no habían encontrado nada que dijera que le paso a la embarcación, si había sillas y mesas tiradas, algunas tazas y platos, papeles, pero nada que diera a pensar que fueron atacados. Incluso vieron que no se encontraban los botes salvavidas, lo que indicaba que fuera lo que fuera, algunos habían escapado. Pero nadie recordaba datos de sobrevivientes.

En la habitación del timon, encontraron que el barco había salido de Montaigne en Marzo de 1535, pero lo mas importante. El barco viajaba con la princesa Irenne y su dote.

Cap26: Shiver Me Timbers!

1601020-bigthumbnail

-Barco a vista, a la proa sobre el horizonte –Grito Nathan desde lo más alto del Albatros

-Que bandera tiene –Le pregunto Shay

-No lo puedo ver capitán, tienen el atardecer a sus espaldas

-Monet, todos a cubierta, que los hombres se preparen –Le dijo Shay a su primer oficial

-Aye capitán, vamos a abordar? Estamos con las Vodaccias todavía –Consulto la joven piloto del Albatros

-No, pero no quiero sorpresas, que los hombres estén listos, para cualquier cosa

-Aye aye

Lo que parecía iba a ser otra noche tranquila en el Albatros comenzó a moverse, los hombres corrian de un lado para otro preparándose para la batalla

-Capitán, parece ser Montaignes, y capitán es grande…

-Que tan grande? Cuantos cañones?

-Es un crucero, y es enorme, veo pocas portezuelas por el tamaño

-Vez algún barco escolta?

-No, está solo, y capitán, no tiene velas

-Como no tiene velas…-dijo Shay tomando su catalejo para ver por su mismo

En todos sus años en el mar Shay jamas había visto un barco tan grande, pronto su cabeza comenzó a pensar en todas las historias que había escuchado y le vino un nombre.

-Le Soleil Royal –Dijo en voz alta

Monet que no estaba prestando atención dirigiendo a los hombres al escuchar el nombre, se giro y tomo su catalejo para observar al barco que se encontraba a lo lejos.

– Ce n’est pas posible –Dijo mas para si que para que alguien la escuchara

En este Capítulo

Cap25: il nemico del mio nemico

b7e9f972593d86d8fa380f68851e1d1e

Alexander golpeo la puerta de la habitación donde se encontraban Lucrezia y Giugliana

-Adelante –se escuchó desde adentro

El joven explorador entro en la habitación cerrando la puerta detrás de si pero quedándose apoyado en la misma. Dentro Lucrezia se encontraba sentada en la cama y la sorte se encontraba sentada en una silla junto al escritorio, delante de ella había varias cartas distribuidas sobre un pequeño mantel.

Alexander hizo una reverencia

-Damas me informo el capitán que debía hablar con ustedes para viajar a Eisen

-Porque quiere viajar a Eisen?

-Carmen les mostro la daga Syrneth, y el lugar donde pueden quitarle el Drachen es en Eisen. Y quisiera ver que es lo que está escrito en la hoja.

-Esa no es razón suficiente para viajar a Eisen con nosotros

-Los estudios de Kovel sobre la raza Syrneth conocida como los Setine indican que en una bóveda sellada hay un ejercito de autómatas esperando –explico Alexander

-Y usted sabe donde se encuentra la bóveda? –Pregunto Lucrezia

-No exactamente, pero creo que la daga de Carmen puede sernos de ayuda para encontrarla

-Pero Carmen ya viaja con nosotras a Eisen, como nos puede servir usted?

-yo conozco los textos de Kovel y necesito ese ejército para vengarme de los Caligari, ellos mataron a mi padre y necesito esto. –Explico Alexander claramente emocionado

-Alexander no podemos… -Comenzó a decir Lucrezia cuando la mano de Giugliana se apoyo sobre la suya y la interrumpió

-Sorella calma, condivide la tua vendetta –Le dijo Giugliana al oído de Lucrezia

Lucrezia asintió con la cabeza

-Bienvenido a bordo Alexander, esperemos sernos de mutua ayuda –Dijo Lucrezia sonriendo

En este Capítulo