Amistades inesperadas

En sus viajes previos, Carmen tuvo la oportunidad de conocer eisenos, lo suficiente como para aprender a hablar su idioma, pero no se había cruzado con alguien como Perla.

La eisena resultaba un tanto excéntrica, mucho más extrovertida que los que había conocido hasta el momento, pero desde el primer momento entablaron una buena relación, algo que Carmen atribuía al hecho de que con ella podía comunicarse en su idioma natal y eso siempre hace la diferencia.

Era muy consciente de que para los estándares eisenos, ella era bastante frágil, quizás por ese motivo Perla se había propuesto ayudarla a fortalecerse, entrenando pelea y también protegiéndola en los conflictos. Era por esa misma naturalidad con la que se manejaba Perla que Carmen también fluía con normalidad con ella y al poco tiempo, eran una dupla bastante cercana. A pesar de que cada vez que Monet pasaba cerca de ellas la atención de Carmen se iba persiguiendo sus rubios cabellos, Perla lo continuaba intentando y aunque no estuvieran mejorando mucho sus habilidades con la espada, la experiencia que ganaba en combate le estaba sirviendo para mejorar su uso del fuego, algo que hacía mucho tiempo no podía entrenar y aplicar.

Perla era la clase de persona que no podía quedarse viendo, necesitaba actuar en el momento. A veces, demasiado rápido para el gusto de Carmen, quien prefería poder evaluar la situación antes de involucrarse, pero entendía que así la habían entrenado y que había vivido muchas circunstancias en las que el tiempo apremiaba.

Había mostrado de sobra que era una persona confiable y que la consideraba una igual, en el Soleil Royale se la pasó cargando con Carmen a upa para asegurar su seguridad y es algo que Carmen jamás olvidaría, al igual que su invaluable ayuda para escapar de las sirenas. No estaba muy segura de qué había hecho para que ella depositara tanta confianza en su persona, pero pretendía hacerle honor hasta el último de sus momentos.

Perla era la clase de persona por la que se lanzaría al mar con sirenas sin dudarlo.

A %d blogueros les gusta esto: